Portada » Noticias » 20/feb/2003

 

 Noticias
   www.abc.es
[ Portada ]
Los profesores interinos se encierran en Torretriana tras una tensa manifestación

El acceso, por la fuerza, a las instalaciones de Torretriana obligó a intervenir a la Policía Nacional, que hubo de facilitar la salida de trabajadores del edificio.

SEVILLA. Al menos un centenar de profesores interinos permanecían ayer al cierre de esta edición encerrados en las dependencias de Torretriana, sede, entre otras de la Consejería de Educación y Ciencia, donde pretenden permanecer «hasta poder negociar nuestras reivindicaciones o nos desaloje la Policía», indicaba a últimas horas de la tarde un portavoz del SADI (Sindicato Andaluz de Docentes Interinos), central convocante, junto a CGT, de la manifestación de protesta que durante la mañana protagonizó este colectivo por las calles de Sevilla.

La manifestación partía cerca del mediodía del Palacio de San Telmo, precedida de una gran pancarta en la que podía leerse: «Interinos, solución definitiva». «Estabilidad» fue la consigna más coreada durante todo el recorrido en el que, según los organizadores, participaron más de diez mil docentes y, según la Policía Local, en torno a unos tres mil. El itinerario seguido provocó problemas de tráfico al discurrir por vías muy céntricas de la ciudad como la calle Trajano, donde se localiza la sede de CC.OO., en la que los manifestantes hicieron una parada y profirieron gritos de protesta y pitadas al encontrar las puertas del sindicato cerradas a cal y canto. Los manifestantes, según denunció CC.OO., realizaron pintadas en las puertas y lanzaron objetos contra las ventanas del edificio, «provocando la rotura de cristales, por lo que resultó herida en un ojo una trabajadora de Comisiones Obreras». Este sindicato aseguró que adoptará «las medidas sindicales y judiciales oportunas contra la central convocante ante los actos vandálicos acaecidos y las consecuencias para la trabajadora que ha resultado herida».

Un escrito en el PSOE

La sede del PSOE regional, en calle San Vicente, fue otro punto clave de la manifestación en el que procedieron a la entrega de un escrito dirigido a Luis Pizarro, secretario de organización del Partido Socialista. Tras esta parada siguieron su recorrido por Baños, Torneo, estación de Plaza de Armas, Puente del Cristo de la Expiración hasta concluir en Torretriana, adonde llegaron pasadas las dos de la tarde y donde con anterioridad se habían manifestado representantes del sindicato USTEA.

Al encontrarse cerrado el acesso a las instalaciones y no permitirse la entrada a los representantes sindicales, un reducido número de manifestantes procedió a tirar huevos y pintura contra la fachada del edificio mientras otros forzaban una de las verjas de la entrada hasta que consiguieron abrirla y acceder al patio exterior, logrando algunos ingresar al interior del edificio, acción que se vio frenada con la presencia de la Policía Nacional, que instaló un amplio dispositivo. Los agentes hubieron de facilitar, incluso, la salida de trabajadores del edificio ante el nutrido grupo de docentes que se concentraron ante las puertas entorpeciendo el paso.

Tras ser recibidos por el director general de Gestión de Recursos Humanos de la Consejería, Carlos Gómez, los manifestantes decidieron continuar con la protesta al no aceptar sus condiciones para una negociación bilateral. Ya por la tarde, los docentes iniciaron un encierro en el edificio que obligó a la Policía a restringir la entrada a las instalaciones. El viceconsejero de Educación, Sebastián Cano, también se reunió con los docentes si bien su propuesta de convocar para dentro de 15 días la Mesa Sectorial tampoco resultó convincente para los interinos.

A lo largo de la tarde, los profesores que permanecían en el interior del edificio denunciaron a los medios de comunicación haber sufrido las «amenazas» de un particular que, al parecer, empuñó un cuchillo contra ellos y que obligó a una actuación policial, al tiempo que se quejaban del cierre de la cafetería y de estar padeciendo un intenso frío por efectos del aire acondicionado. Una de las encerradas aseguró a ABC que se habían pedido mantas a la Cruz Roja para poder pasar la noche en el edificio de Torretriana.

El portavoz del SADI, Jesús Caballero, restó importancia a los incidentes de la jornada e indicó que «el único cauce para comenzar a negociar es a través de los comités de huelga. A la consejera -dijo- se le ha olvidado ya lo que es la clase trabajadora». Según Caballero, la solución al conflicto pasaría porque «la oferta de empleo público se negocie con nosotros y se inicie un proceso de diálogo y estabilización».

Otro portavoz del sindicato, Ismael Magariño, justificó a E. P., la violencia empleada en el «asalto» al edificio de la Consejería por «los nervios desatados en el momento, ya que estamos hablando de un problema muy serio y del pan de muchos trabajadores».

El SADI anunciaba ayer que seguirán destapando «trapos sucios» de la Administración educativa y movilizándose hasta conseguir su objetivo. De hecho, ha convocado una semana de huelga entre el 3 y el 7 de marzo. La convocatoria, bautizada como la «semana negra de la educación» es el comienzo de una serie de medidas tendentes a «paralizar la educación pública» si la Junta persiste en su actitud.

 

«Guerra» sindical por la estabilidad en el empleo

ÁNGEL PÉREZ GUERRA

SEVILLA. El conflicto de los interinos se ha convertido en un hecho histórico, porque en muy pocas horas se ha desatado el primer enfrentamiento violento entre dos sindicatos de la enseñanza del que se tiene memoria, al menos en Andalucía. ¿Qué ha provocado esta abrupta e inesperada quiebra en el movimiento sindical? ¿Qué es el SADI?

Sindicato Andaluz de Docentes Interinos. A esta organización responden las ya célebres siglas que ayer se convirtieron en una pesadilla para Comisiones Obreras y para la Consejería de Educación y Ciencia. Los interinos de la enseñanza han constituido un colectivo inquieto y problemático desde los lejanos tiempos de la oposición estudiantil al régimen franquista. Los tan traídos y llevados «penenes» (Profesores No Numerarios) eran muy conocidos en las comisarías por liderar el movimiento estudiantil. Entonces, como ahora, su meta era la de cualquier trabajador con contrato temporal: estabilidad. Muchos de los artífices de la transición política procedían de este «cuerpo sin cuerpo» que, por su misma naturaleza, era proclive a la protesta y heterogéneo en su ideología.

Los interinos de ahora son distintos y son iguales al mismo tiempo. Tras casi veinte años de ejercer las competencias plenas en el complicado mundo de la educación, la Junta de Andalucía se ha ido encontrando con un ejército de veintidosmil profesores interinos que respondía a la insuficiencia de la plantilla docente andaluza. Con una media de edad cada día más alta, muchos de ellos tienen familias a su cargo y una precariedad que ayer se tradujo en desesperación. Su trabajo les impide prepararse bien para las oposiciones, de modo que las plazas que salen en las convocatorias anuales son copadas por otros licenciados, generalmente más jóvenes, que sí han tenido tiempo de estudiar. Éstos, por su parte, culpan a los interinos de no poner interés en aprobar esas oposiciones, entre otras cosas porque a la hora de recibir destino geográfico juegan con ventaja.

Los distintos consejeros han visto cómo iba creciendo este contingente docente que tiene, obviamente sus propios intereses; los mismos que ayer chocaron en la calle con los del sindicato CC.OO. La causa inmediata está en dos cuestiones. Primera: Contra todo pronóstico, las recientes elecciones sindicales han arrojado un resultado que coloca al joven SADI como segunda fuerza en Andalucía, sólo por detrás de Comisiones. Estos comicios están impugnados por USTEA, que convocaba la huelga de ayer con SADI y CGT, pero se descolgó de la manifestación. La impugnación ha bloqueado la Mesa Sectorial, y por ende la negociación con los sindicatos. La segunda fuente de discordia es la Oferta Pública de Empleo (oposiciones) de 4.500 plazas anunciada recientemente por la consejera, convocatoria abierta a toda España y muy superior a las de los últimos años. Según el SADI, esta OPE, pactada con los sindicatos convencionales, «llevará a más de 2.000 trabajadores interinos al paro, significará la sustitución de trabajadores con experiencia por otros que no la tienen y empeorará las condiciones laborales de todo el colectivo, sobre todo aumentando su movilidad geográfica». No ha servido de nada que dicho acuerdo garantice cinco años de empleo a una parte de los interinos. El objetivo de SADI está claro: no a las oposiciones y sí a otro mecanismo de acceso que permita la «estabilidad definitiva de todo el profesorado interino andaluz». Sus reivindicaciones pasan por la valoración de la antigüedad, algo que actualmente no se tiene en cuenta en las pruebas de acceso. Y si tal cambio no es legalmente posible, quieren que las cosas sigan aproximadamente como están, porque, obviamente, plaza que sale en propiedad plaza que pierde un interino... a no ser que deje de serlo, algo que sólo se consigue aprobando.

 

La consejera condena el «asalto», que «daña la imagen del profesorado»

ABC

SEVILLA. La consejera de Educación, Cándida Martínez, expresó ayer su «más rotunda condena» al encierro, que calificó de «asalto», de profesores interinos en la sede central de su departamento, y dijo que este tipo de actos violentos «dañan la imagen del profesorado andaluz, que desde luego no se corresponde con lo que este colectivo está escenificando». En declaraciones a Efe, Martínez condenó la acción de este colectivo y criticó que se han destrozado puertas y mobiliario del edificio, con la «consiguiente tensión» entre los trabajadores que en ese momento se encontraban en la sede de la Consejería. Para Martínez, «en estos momentos en los que existe un sentimiento unánime a favor de la no violencia, cualquier actitud que entrañe violencia no merece más que la más rotunda condena». Lamentó este «borrón en el talante y la forma de estar del profesorado» y apuntó que la Consejería «siempre ha estado abierta al diálogo». Asimismo, aseguró que su departamento hará una evaluación de lo sucedido y de los daños ocasionados para valorar si se toman medidas sancionadoras contra estos trabajadores.

 

[ Portada ]
 

Número de visitas:

 [desde 12/feb/2001]  
[inicio]