Portada | Foro | Asóciate | Internet | Contacta  

publicidad  

 Revista máshistoria.com
nº 2 - agosto 2002  
[ Volver ]  
  DOSSIER
  SUMARIO
Hallan un cráneo humano de 7 millones de años.
• ATAPUERCA, el origen del hombre en Europa.
El enfrentamiento Homo Sapiens Sapiens contra Neandertal.
¿Cómo queda la evolución humana?.
Hace 300.000 años los hombres pronunciaban palabras.

LA EVOLUCIÓN DEL HOMBRE

Atapuerca, el origen del hombre en Europa
ATAPUERCA ES UN HITO EN LA PALEOANTROPOLOGÍA, NUNCA UNA INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA SE VIVIÓ TAN EN DIRECTO.
 
Atapuerca es un conjunto de yacimientos arqueológicos prehistóricos situados a 15 km. al Este de Burgos (España), que se caracterizan por ser los únicos yacimientos en Europa en los que es posible seguir la evolución de los modos de vida de los primeros humanos que habitaron Europa cerca de un millón de años atrás hasta épocas muy recientes.

La Sierra de Atapuerca es una suave elevación caliza que pertenece al denominado Sistema Ibérico a nivel geográfico, y a los municipios de Ibeas de Juarros y Atapuerca a nivel administrativo. 

En su punto más alto alcanza los 1079 m. de altura. Está constituida por materiales calizos que contienen un importante Sistema Kárstico  muy visitado por espeleólogos y aficionados.

La formación de la Sierra se remonta al Oligoceno, y es en el Terciario cuando, tras un choque entre continentes se produce la elevación de la misma.

Los rasgos del paisaje vienen determinados por la cercanía al río Arlanzón, que ha formado un amplio valle en el Sur de la Sierra que enlaza con la Cuenca del Duero.

Desde una perspectiva histórica, tanto en sus vertientes Norte y Sur discurrían hasta tiempos modernos las cañadas para el paso de personas, bienes y rebaños.

Panorámica de la Sierra de Atapuerca

Sierra de Atapuerca

El interior de la Sierra es como un gran queso suizo, lleno de agujeros y cuevas. (El grupo espeleológico "Edelweiss" de la Diputación de Burgos, ha catalogado 33 cavidades, pero es muy probable que muchas se desconozcan. De todas formas, tampoco es fácil seguir el trazado y desarrollo de las conocidas.

El proceso de formación de estas cuevas está ligado al río Arlanzón y al encajamiento de su cuenca.

En la Sierra de Atapuerca el Grupo Espeleológico Edelweiss ha catalogado más de 30 cavidades, de las que una docena contienen depósitos arqueológicos y paleontológicos importantes. Sabemos que puede haber otras cavidades ocultas, y tenemos un programa de prospección magnética y geofísica para descubrirlas, pero por el momento, dada la riqueza e importancia de las conocidas, podemos conformarnos con las que tenemos.

 
Historia del Yacimiento

Muchas personas piensan que Atapuerca es importante sólo desde hace una decena de años a raíz de los diferentes premios cosechados por el equipo investigador. Sin embargo, Atapuerca era conocida desde mucho tiempo atrás. 

Las cuevas fueron visitadas por aficionados a lo largo de toda la Historia, con afán aventurero y explorador. Algunos de ellos pudieron ser canteros, ya que la piedra caliza de la sierra es utilizada desde tiempos inmemoriales. Las primeras descripciones con cierto carácter científico, proceden del S. XIX cuando se ilustra el complejo cavernario de Cueva Mayor - Cueva del Silo.

Un hecho cambió la historia de la Sierra. La realización en 1899 de una vía férrea que cortó la caliza, dejando al descubierto varios yacimientos arqueólogicos, aunque no fueron reconocidos hasta los años 60, del S. XX. 

Numerosos científicos ilustres visitan Atapuerca a lo largo del último siglo, descubriendo pinturas rupestres y publicando algunos restos prehistóricos, pero es el grupo espeleológico Edelweiss el catalizador de las investigaciones más relevantes. Este grupo indica a Trinidad Torres dónde encontrar huesos de oso cavernario para realizar su tesis doctoral, encontrando al excavar en Cueva Mayor varios huesos humanos muy antiguos. Confirmados y valorados por el catedrático Emiliano Aguirre, constituyen el acicate para presentar un gran proyecto científico que comienza su andadura en 1978 y continúa en la actualidad. Tras unos años oscuros, pobres en hallazgos, los grandes descubrimientos de los años 90 colocan a Atapuerca en las páginas de la prensa nacional e internacional, y la convierten en el libro más completo para el estudio de la Evolución Humana.

En el año 1997 el Equipo de Investigación de Atapuerca recibió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y el Premio Martinillos de Diario de Burgos y en 1998 se obtuvo el Premio Castilla y León de Ciencias Sociales y Humanidades.

Pero quizás el hito que más ha marcado a los Yacimientos de la Sierra de Atapuerca ha sido su Declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en la reunión que este organismo mantuvo en Cairns (Australia) el 30 de noviembre de 2000.

 
Homo Antecessor
Hace quizá un millón y medio de años, unos grupos de Homo ergaster (literalmente, humano trabajador, que genera productos) abandonan su hogar, Africa, y se extienden por el Próximo Oriente. Antes del millón de años ya se encuentran restos humanos y sus característicos instrumentos cortantes por buena parte de Asia. Estas poblaciones evolucionarán en el continente asiático hacia un tipo humano muy característico, el Homo erectus (literalmente, humano bípedo, que camina con dos piernas), nombre acuñado en el siglo XIX para unos seres con caras muy hinchadas, grandes rebordes óseos continuos sobre los ojos y en la nuca, y cráneo grande y bajo, que van a perdurar en Asia hasta hace menos de 50.000 años.
Hace poco más de un millón de años, distintos lugares del sur de Europa comienzan a proporcionar claras evidencias que un ser inteligente se pasea por márgenes de ríos y cuevas. Conocíamos sus instrumentos (grandes tajadores y pequeños cuchillos), conocíamos los animales que cazaba y carroñeaba... Pero nos faltaba conocer a los protagonistas de esa historia, descubrir sus rostros y sus cuerpos... En definitiva, encontrar restos de los primeros pobladores de Europa y su evolución en el continente. Y aquí entró en juego Atapuerca.
En el estrato Aurora de la Gran Dolina, en su nivel 6, se identificaron restos humanos correspondientes a un número mínimo de seis individuos. Los restos eran muy fragmentarios por haber sido víctimas de prácticas antropofágicas, pero estaban suficientemente en buen estado para que pudiéramos reconstruir su aspecto, sus relaciones filogenéticas y algunas cosas sobre su biología. Además, la presencia contigua de los desperdicios de sus actividades, nos permitía sugerir numerosas claves de su comportamiento.
Los seis homínidos de la Gran Dolina tienen unos 800.000 años de antigüedad, y representan a las primeras poblaciones que llegaron a Europa. Han sido adscritos a una nueva forma humana, Homo antecessor, cuyo nombre significa el que va delante, el pionero. Serían descendientes de Homo ergaster y antepasados de los neandertales, es decir, son grupos de origen africano pero que van a instalarse en Europa durante cientos de miles de años, evolucionando en nuestro continente hacia los famosos neandertales, los cuales se extinguieron hace unos 30.000 años.
Homo antecessor era alto, fuerte y de pequeño cerebro, pero con una cara muy similar a la nuestra, es decir, con un aspecto más “moderno” que otros grupos humanos más recientes o próximos en el tiempo. Esta cara moderna de H. antecessor podría estar indicando que se trata de poblaciones directamente emparentadas con la humanidad actual. Dicho de otra forma, los humanos de la Gran Dolina serían antepasados nuestros y de los neandertales, serían el tronco de donde surgirían dos líneas evolutivas que no volverían a encontrarse hasta hace unos 100.000 años en Palestina y 40.000 años en Europa.
 
Un hallazgo sorprendente

Pero Atapuerca nos reservaba más sorpresas. En el yacimiento Galería hemos recuperado dos restos humanos: un fragmento de cráneo y otro de mandíbula; y en el fondo de la Sima de los Huesos, del yacimiento conocido como Cueva Mayor, se acumulan los huesos de más de 30 personas de hace unos 300.000 años. Se trata del yacimiento con más fósiles humanos del Pleistoceno medio mundial, con elementos conservados que hasta ese momento no se conocían en otros lugares, como los huesos del oido o algunas piezas de la columna vertebral.

En la Sima de los Huesos hay pocos niños y viejos, con muchos adolescentes y adultos jóvenes de ambos sexos. La abundancia de restos humanos nos ha permitido saber que eran muy altos y fuertes, de grandes cráneos todavía muy aplanados y claro prognatismo facial, con gran abertura nasal. Los humanos de la Sima han sido clasificados dentro de la especie Homo heidelbergensis, nombre dado en honor a una mandíbula encontrada en Mauer, Alemania, que es una forma de homínido que vivió en Europa entre hace algo más de 500.000 y 200.000 años, intermedia entre H. antecessor y H. neanderthalensis. Estos homínidos desarrollaron la tecnología achelense o del Modo 2, y al igual que los homínidos de Dolina sus instrumentos sólo se realizaban en piedra.

De esta manera, en Atapuerca podemos contar la historia de la llegada de los primeros europeos y su evolución en nuestro continente. Las recientes excavaciones que se acometen en la Cueva del Mirador y en la entrada de Cueva Mayor nos hacen concebir la esperanza de encontrar el único eslabón que nos resta de la evolución humana en Europa: los neandertales. Sus restos aparecen en la cueva burgalesa de Valdegoba (Huérmeces) pero hasta el momento no los hemos encontrado en Atapuerca. La siguiente forma humana que documentamos en Atapuerca es el Homo sapiens sapiens, es decir, nosotros mismos. La encontramos en la Cueva del Mirador, y se trata de poblaciones ganaderas que vivieron hace unos 5.000 años. Sus huesos son muy semejantes a los nuestros, sólo un poco más bajos y más robustos, pero mucho menos fuertes que los humanos de la Sima. Los humanos del Mirador ya dominaban la producción cerámica y la tecnología cerámica.

 
Para saber más:

Atapuerca.com

Web del yacimiento, de la que ha salido toda la información de este artículo, así como las imágenes.

http://www.atapuerca.com

Atapuerca, patrimonio de la humanidad.

Web del Grupo de Investigación de Atapuerca de la Universidad Complutense de Madrid.

http://www.ucm.es/info/paleo/ata/

Claves de la Evolución Humana.

Web de Juan Luis Arsuaga, investigador en Atapuerca, con material didáctico sobre la evolución del hombre.

http://www.cnice.mecd.es/mem/claves_evolucion/claves.htm

Arbol hominidos
Ardipithecus Ramidus: Con los pocos fragmentos encontrados no se puede decir a ciencia cierta si esta especie fue bípeda, aunque están puestas muchas esperanzas en que sea así. En ...

http://www.mundofree.com/origenes/evolucion/arbolhominidos.html
Contexto - Primeros homínidos
A partir de los años sesenta, los descubrimientos han sido constantes, suscitando además problemas en la determinación del árbol evolutivo. A finales de los años setenta se produce ...

http://www.artehistoria.com/historia/contextos/54.htm
AñadirWeb | Asociarse

en máshistoria.com

Portada | Directorio | Historia | Geografía | Arte | Informática | Internet | GuíaWeb
Revista | Foro | Clubmh | Tienda | Concurso | Contacta | Autorweb | Qué es

Resolución mínima de 800x600

AutorWeb

| OtrasWeb  
[ arriba ]