El descubridor de Atapuerca reconoce al Hombre de Orce como el primero que habitó en Europa
El descubrimiento del esqueleto de una niña de la época romana con la misma cresta en el cráneo que el homínido granadino avala las teorías de José Gibert La Universidad de Berkeley data el yacimiento de Orce en 1,3 millones de años.

La comunidad científica internacional reconoce, cada vez con mayor unanimidad, que el Hombre de Orce forma parte del género Homo y que, por tanto, se trata del primer homínido descubierto en Europa occidental. Se trata del primer ascendiente de los europeos. Más de veinte años después de que el paleoantropólogo José Gibert, descubriese un fragmento de cráneo, que atribuyó a un niño de hace más de un millón de años, nuevos hallazgos y datos avalan la humanidad de uno de los fósiles más polémicos de la paleoantropología de las últimas décadas. Ahora, el que fuese pionero y descubridor de Atapuerca y Premio Príncipe de Asturias, Emiliano Aguirre, ha avalado las teorías de José Gibert.

En una carta remitida al profesor Feijoo, uno de los grandes mitos de la paleontología actual, Emiliano Aguirre indica textualmente: «El hallazgo de LP-511 y su estudio merecen ciertamente celebrarse, y te ruego que transmitas a Gibert mi cordial felicitación por esta palpable evidencia que consagra su interpretación, la necesitaba de veras». La evidencia se refiere a un hallazgo realizado durante el pasado verano en la provincia de Tarragona, donde un equipo de antropólogos encontraban el esqueleto casi completo de una niña de cinco años, procedente de la época romana (unos 2.000 años de antigüedad), que presenta un curioso rasgo.

Elementos humanos

En el cráneo, de apariencia muy similar al del Hombre de Orce, se aprecia claramente una cresta casi igual a la que posee el de Orce, y que fue el elemento que hizo pensar en que no era humano y podía formar parte de un équido, ya que esa característica no era normal en el género Homo, a pesar de que había estudios químicos que demostraban la presencia de elementos exclusivamente humanos. El hallazgo de la «niña de Tarragona» ha dado al traste con esas afirmaciones y demuestra que un cráneo humano puede presentar esa característica morfológica, igual que la del Hombre de Orce.

Ayer, José Gibert, acompañado de su hijo Luis, también paleoantropólogo, y por el profesor de la Universidad de Berkley, Gary Scott, especializado en paleomagnetismo, mostraba en Granada los últimos datos sobre el Hombre de Orce, y el contenido de la carta que firma el profesor Emiliano Aguirre, toda una eminencia reconocida en la paleontología en España y fuera de nuestras fronteras, que decía además que «me alegro de que el nene tarraconense les haya dado esta espaldarazo y prueba contundente». Estas palabras fueron escritas el paso mes de diciembre y el propio Aguirre autorizaba a Gibert a hacerlas públicas.

La relación entre la niña de Tarragona y el Hombre de Orce ha sido publicada en revistas científicas internacionales, paso necesario para ser considerado por la comunidad científica, al igual que otros nuevos datos que avalan que el homínido granadino es el primer europeo.

Los estudios del profesor Gary Scott, del Berkeley Geochronology Center, especializado en geocronología, indican sin lugar a dudas, que la antigüedad del yacimiento de Venta Micena es de 1,3 millones de años, el de Barranco León, también en Orce, es de 1,25 millones y el de Fuente Nueva 3, es de 1,2 millones. Hay que tener en cuenta que Atapuerca es de 0,75 millones y el de Ceprano, en Italia, de 0,8 millones. A esta datación se llega después de comprobarse, con nuevos estudios, que las primeras pruebas de paleomagnetismo tenían errores que ahora han sido subsanados.

 

FUENTE: IDEAL.ES